exito, motivacion y superacion personal header
Exito, Motivacion y Superacion Personal – "el sitio de los triunfadores"

Despedida a Carmen Etchverry Orchard

by Malú Lobo Lewis
(Santiago, Chile)

Carmen: nadie de todos los que estamos hoy aquí despidiéndote para siempre, creímos alguna vez que te irías tan pronto. Nos parece insoportable, pues tenías tanto tiempo por delante y tanto por qué vivir. Siempre mirabas hacia el futuro de tus seres queridos, de tus numerosas amistades y de tanta gente que se beneficiaba de tu existencia, de tu generosidad, de tu amistad comprensiva, de tu presencia al lado de quién lo necesitara.


Te conozco desde niña, ya entonces intentabas siempre pasar desapercibida, con actitud tímida, aunque eras en el colegio la mejor alumna, tanto en básica como en secundaria. Llamaste mi atención no por ser tan brillante en tus estudios, sino porque algo en ti demostraba una humanidad de calidad superior que se desprendía de tu inteligencia notable y de la facilidad con que lo comprendías todo. Unido lo anterior a una asombrosa modestia, a una extrema humildad que te hacía buscar el último lugar en la fila, cuando te correspondía, por méritos y valores personales, el primero.

Nos hicimos amigas a los diez años. De ahí, crecimos y enfrentamos la vida de adolescentes y adultas en íntima amistad, compartiendo todo, casa, familia, vacaciones, veraneos, otras amigas, después las confidencias del pololeo, más tarde matrimonios e hijos, después, nietos. Estaban también Delita y Anita, con las que formamos el cuarteto de las cuatro amigas inseparables desde la secundaria, las Dejufe, por tantos años que ya nos cansamos de contarlos. Lo compartíamos todo, siempre la Carmen como eje de encuentros, de panoramas, de salidas, de viajes a la playa, de paseos, de encuentros en casa de alguna o en restaurantes, hablando de los hijos, de nosotras, del amor y desamor, de éxitos y frustraciones, de los primeros nietos, en fin, años y años en que lo pasábamos tan bien en esa amistad de cuatro en que todo eran risas, bromas, relatos de experiencias divertidas, consejos y buenos deseos, gozábamos con nuestras travesuras y felices momentos compartidos.

A la hora de la necesidad y el sufrimiento, la Carmen era siempre la que primero llegaba, la que daba todo por aliviar las tensiones o tristezas del momento. “ Hola, aquí estoy, ¿ se puede pasar?” decía desde la puerta asomando sólo la cabeza, esperando que la dejaran entrar. Sin que lo contara, hacía lo mismo con mucha otra gente con la cual se relacionaba, con conocidos, con otras amistades, con familiares. Por eso en la clínica donde vivió sus últimos días dijeron que nunca habían visto tanta gente visitando una enferma, tantos llamados, tantos preocupados por ella, de los frentes más diversos, de gente que entre sí no se conocía ni de nombre. Todos ellos habían recibido algo importante de la Carmen que le adeudaban en amor y agradecimiento. Ahora sufrían con ella.

Y ella siempre intentaba pasar desapercibida, que no se supiera lo que daba, que no se creyera que buscaba agradecimiento o compensación, que estaba bien así.

Es cierta aquella sentencia sabia que afirma que al final de la vida, nos conocerán por nuestras obras. Esta enorme cantidad de gente que acude dolida a despedir a Carmen ha sido parte de su obra inmensa de ayuda y servicio a los demás. Habrá muchos que todavía no se enteran de su partida y esos la llorarán en silencio, se sentirán un poco más solos.

Ella estaba tan sorprendida de que tanta gente se preocupara por su enfermedad. Me lo dijo: no lo entiendo, si mi mamá y yo estábamos tan solas. Es que la Carmen nunca hizo algo a sabiendas de que era generosa y comprensiva del dolor de los demás, simplemente ella encarnaba la solidaridad y el amor al prójimo sin darse cuenta que era así.

La Carmen tenía también una personalidad muy propia, un carácter fuerte e indomable, la voluntad de ser ella misma, a su manera, sin parecerse a nadie. Era ella misma siempre, sin caretas, sin disfraces, sin pensar ni calcular lo que le convenía decir o hacer para quedar bien con la gente. Ella era única en su personalidad, forma de vivir su verdad y de expresarse con espontaneidad, en su voz de una ronquera tan grata de escuchar , en su forma peculiar de hablar, de cuidarse y vestirse, en sus gustos y preferencias, en su uso cuidadoso del lenguaje, en su manera de mirar a los ojos, siempre de frente, atenta, abierta y clara, se podía ver el fondo de sus pensamientos.

No habrá jamás otra Carmen Etcheverry, ni siquiera parecida. Hacía y vivía como su naturaleza particular se lo dictaba, sin preocuparse de que otros pensaban que las cosas debían ser de otra manera. Yo la admiraba por esa originalidad, fidelidad y honestidad con ella misma, sin transarlas por nada. Nadie en este mundo pudo alguna vez hacerla torcer su camino a gusto que discrepara del suyo o admitir otra verdad que no fuera la que ella misma ya había aceptado. En su recapitulación de los hechos de su vida, cuando sabía que ya le quedaban pocos días, conversó con personas cercanas sobre esas diferencias que era imposible no tener con ella en algún momento de la vida. Se entendió con todos, se aclararon muchas incomprensiones, entre ellas conmigo, pues habíamos estado distanciadas el último tiempo por divergencias en el sentido que cada una le daba a su vida privada y cómo la otra debía entenderla. En su lecho de operada, a su lado, llorando por su cruel enfermedad y porque ya no tenía remedio, hablamos de todo, nos aclaramos todo, nos perdonamos todo y revivimos, por horas nada más, la hermosa amistad que siempre valoramos tanto. Una amistad que ambas sabíamos tenía que ser hasta la muerte, y así se cumplió.

Gracias doy a la vida porque tú naciste, querida amiga Carmen, por que te conocí, porque nos quisimos mucho como las mejores amigas. No estando tú, los valores de una gran amistad serán, a partir de ahora, sólo recuerdos de que se puede tener una amistad grande y de por vida que no termina con la muerte.

Comments for Despedida a Carmen Etchverry Orchard

Average Rating starstarstarstarstar

Click here to add your own comments

Apr 01, 2016
Rating
starstarstarstarstar
Gracias
by: Anthony

Malu,

Carmen suena que fue una gran persona y me da gusto que la hayas podido despedir de esta manera. Son de esas amistades que duran para siempre, esté o no la persona en cuestión.

Click here to add your own comments

Join in and write your own page! It's easy to do. How? Simply click here to return to Contribuciones relacionadas con - RELACIONES.



¿Disfutaste esta pagina?

Entonces usa el boton abajo para compartirla con otros.

Puedes enviarla por correo, imprimirla o agregarla a tu sitio favorito eg: Facebook, Twitter, Google, MySpace u otros...



| INICIO | Boletín "Alcanzando el Éxito" | Blog (Actualizaciones) | Links y Recursos | Mapa del Sitio | Libro de Visitas | CONTACTO |

Para conocer más acerca del sistema "Site Build It" (solamente en inglés, sorry) para crear sitios exitosos, como este :) haz click

*Regresar Arriba*
El sitio #1 relacionado con el Éxito, Motivación y Superación Personal en español. - Todos los derechos reservados © 2006
Queda estrictamente prohibido reproducir, transmitir o copiar el contenido de este sitio para fines comerciales.